EEUU. Cámara de New Hampshire aprueba proyecto de ley para legalizar la marihuana
12 enero, 2018
Paraguay, Presidente firma ley que reglamenta el marco legal del cannabis
12 enero, 2018
Mostrar todo

¿Por qué el cannabis estimula el apetito?

Los efectos del cannabis son muy diversos. Entre los principales y dependiendo de la variedad y su contenido en cannabinoides, se encuentran la relajación, la risa, el sueño, los ojos rojos y el aumento del apetito. ¿Pero sabes a qué se debe éste último? Según algunos de los últimos estudios, el secreto se encuentra en el THC, capaz de estimular y regular el grupo de neuronas encargadas de suprimir el apetito. No es desconocido que el cannabis es eficaz en pacientes enfermos de cáncer sometidos a quimioterapia que sufren de pérdida de apetito. Incluso para enfermos de SIDA que padecen ésto mismo.

Algunos de estos estudios van más allá y afirman que los consumidores de cannabis tienden a tener menor un índice de masa corporal, lo que disminuye entre otras cosas el riesgo a padecer diabetes. El cannabis por lo tanto ayuda a mejorar el control de la insulina y regulación del peso corporal. Así que por un lado el THC actúa como un estimulante del apetito, pero por otro, cuando sus efectos se desvanecen, hay una tendencia a pasar más tiempo sin comer.

El Dr. Tamas L. Horvath, profesor de neurobiología y medicina comparada de la Universidad de Yale, ha realizado estudios sobre consumibles de cannabis en pacientes de cáncer de páncreas. En ellos se ha demostrardo que no hay asociación entre el uso de esta sustancia y la obesidad. Evolutivamente nuestro cerebro está desarrollado para desear cuando tenemos hambre, alimentos con gran cantidad de calorías. Es por ello que cuando nos encontramos bajo los efectos del cannabis, deseamos alimentos calóricos que en alimentos con un bajo contenido en calorías.

Un equipo de neurocientíficos de la Universidad de Burdeos lleva años experimentando en cannabis con ratones. Han podido observar que cuando el THC penetra en los receptores del cerebro de estos roedores, aumenta su apetito y su capacidad para olfatear los alimentos. Al exponerlos a diversos alimentos nada apetecibles para ellos, inicialmente mostraron un mínimo interés. Después de administrarles THC en cambio aumentó su sensibilidad a los olores. Además mostraron un aumento del apetito, llegando a ingerir más cantidad de alimento.

Otro estudio publicado al respecto en The American Journal of Medicine, “El impacto del uso del cannabis en la glucosa, la insulina y la resistencia a la insulina en adultos estadounidenses”, desveló que los consumidores de cannabis tenían niveles más bajos de insulina significativos en ayunas, además de ser menos propensos a la resistencia a la insulina.

Para este estudio se tuvieron en cuenta a 4657 pacientes. De ellos, 579 eran usuarios actuales de cannabis, 1975 habían consumido cannabis en el pasado pero ya no lo consumían, y 2103 de ellos nunca lo habían consumido.  A todos ellos les midieron los  niveles de insulina y glucosa en ayunas. Y sorprendentemente los niveles de insulina en ayunas en los consumidores actuales de cannabis se redujeron notablemente, mientras no sucedió lo mismo los consumidores que ya lo habían dejado ni en los que nunca lo habían consumido.



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *