Fumar tabaco es igual a más probabilidades de usuario diario de cannabis
7 diciembre, 2017
El cannabidiol o CBD, relaja, concentra y mejora el estado de ánimo
7 diciembre, 2017
Mostrar todo

¿Dónde se permite a los pacientes de cannabis consumir su medicina en Alemania?

En Canadá y los EE.UU., el consumo de cannabis en público básicamente está prohibido, tanto si es por razones médicas como con fines recreativos. Sin embargo, en Alemania, se permite de algún modo el consumo abierto de cannabis, siempre que el usuario tenga una receta válida, ya que, en el país, se considera una sustancia medicinal necesaria. Esto significa que los pacientes deben tener la oportunidad de tomar su medicina fuera de sus cuatro paredes y siguiendo la prescripción exacta del médico. El Instituto Federal Alemán de Medicamentos y Drogas (BfArM) es, como autoridad competente, un tanto vago en lo que respecta a sus consejos sobre cómo o dónde los pacientes pueden administrarse su medicina. No deben molestar a otras personas, ni consumir el cannabis “ostentosamente”, es decir, de una manera llamativa.

¿Qué dicen la ley y los políticos sobre el consumo público de cannabis medicinal?

Debido a que la actividad policial en Alemania se produce a nivel del estado federal, el consumo de flores de cannabis se gestiona actualmente de manera bastante diferente en los estados federales individuales, como descubrió la Asociación Alemana del Cáñamo cuando pidió dicha información. Por ejemplo, en Berlín, desde hace varios años, existe una regulación vigente que permite a los pacientes de cannabis fumar en público. Así que, si no cumplen con las reglas impuestas por BfArM, no se les confiscará el cannabis ni se les cobrará; sólo recibirán una advertencia. La mayoría de las respuestas a la Asociación Alemana de Cáñamo (DHV) revelan que los pacientes de cannabis en la mayoría de los estados federales pueden tomar su medicina discretamente en cualquier sitio donde las regulaciones que prohíben fumar lo permitan.

No obstante, tres estados federales han anunciado que van a procesar a los pacientes incluso si tienen una receta válida. En Turingia, que es izquierdas, seguirán presentando cargos contra los pacientes hasta que el fiscal pueda comprobar su situación y luego dejar el caso. Renania-Palatinado y Brandeburgo han anunciado que aplicarán el artículo 163 a los pacientes de cannabis que tomen su medicina en público y les registrarán para detectar otras sustancias ilegales. Este enfoque represivo de los tres gobiernos liberales estatales de izquierdas ha sorprendido a los observadores. Aún más sorprendente es la respuesta de la archiconservadora Baviera, donde la posesión de un porro puede dar lugar a un registro del domicilio.

En Baviera, los pacientes que consumen cannabis puro no son legalmente “fumadores”

La respuesta del Ministerio de Salud de Baviera indicaba que sólo el uso de cannabis medicinal mezclado con tabaco se rige por la legislación que prohíbe fumar. Los pacientes que consumen cannabis puro no se consideran por ley fumadores. Pero dada la poca conciencia y el alto grado de represión en Baviera, los pacientes siempre deben recordar que el consumo ostentoso sigue estando prohibido. Si hay alguna duda, les corresponde a los policías bávaros decidir qué se entiende por ostentoso.

Cannabis medicinal en la vida diaria. ¿Dónde está permitido y dónde sigue prohibido?

1. Cannabis Medicinal en la calle

En términos generales, es posible consumir cannabis medicinal en la calle. Sin embargo, el consumo debe ser lo más discreto posible, y solo en los lugares donde también se permite el consumo de tabaco. Por supuesto, los pacientes deben llevar siempre una copia de su última receta consigo. Incluso cuando no sea obligatorio, hará que realizar cualquier confirmación sea más fácil.

2. Cannabis Medicinal en el trabajo

Usar cannabis como medicina en el lugar de trabajo generalmente no es motivo de despido. En 2016, el tribunal de distrito de Hamm/Westfalia dictaminaba que un paciente de cannabis seguía teniendo derecho a trabajar, a pesar de que la formación continua no podía llevarse a cabo en el centro de formación profesional de Hamm. El centro de formación profesional Hamm había impuesto previamente sus propias reglas y le había prohibido a un paciente tomar cannabis durante las horas de trabajo. El individuo en cuestión se vio obligado a dejar su formación allí mismo. Sin embargo, lo que aún no se ha aclarado es si un jefe puede insistir en que la administración oral se utilice durante las horas de trabajo, o si un paciente puede administrarse su cannabis con un vaporizador o en forma de porro.

Un soldado del ejército alemán fue inmediatamente relegado a realizar tareas administrativas debido a que recibía tratamiento con cannabis medicinal, y ya no se le permite llevar un arma. Sin embargo, el ejército tuvo que seguir manteniéndolo en plantilla a pesar de su receta.

3. Medicinal Cannabis On trains Cannabis medicinal en los Trenes

Hay una prohibición general de fumar en los trenes alemanes. Deutsche Bahn ofrece áreas de fumadores para sus clientes en las estaciones de ferrocarriles. La empresa acepta pacientes de cannabis en sus zonas de fumadores, como le dijo a DHV cuando se le preguntaba al respecto en agosto:

“[…]. La regulación a la que se refiere, en principio, también se refiere a los narcóticos del apéndice III como se establece en la Ley de narcóticos. La excepción a esto son los medicamentos recetados por el médico que se han prescrito a la persona por un médico de conformidad con las disposiciones de la cláusula 13 (1) de la Ley de Narcóticos. Bajo nuestra interpretación, este es un caso de uso autorizado como lo demuestran las normas vigentes. En la práctica, significa que, siempre que las farmacias presenten pruebas documentales de la autorización para facilitar el medicamento del Apéndice III, los consumidores portarán una prescripción médica como evidencia de que tienen el derecho legal de usar el medicamento y el consumo no pone en peligro su vida ni su integridad física, ni la seguridad de las operaciones ferroviarias, no está prohibido por la regulación interna de las estaciones de tren de DB”, declaraba la oficina de prensa.

4. Cannabis medicinal en los coches

Fotografía que muestra un primer plano de dos manos liando un porro, dentro de un automóvil.

Las reglas son muy claras: ni siquiera los pacientes pueden consumir cannabis mientras conducen. Pero a diferencia de los usuarios recreativos, se les permite conducir tan pronto como hayan disminuido los efectos inmediatos de la medicación. Esto no depende del valor de THC en la sangre, sino de la llamada conformidad de conducta del paciente individual, es decir, su percepción de la responsabilidad. Si los medicamentos recetados no hacen que el individuo funcione mal y ha aprobado la desorientación sensorial, está en condiciones de conducir de la misma manera que los consumidores de otros medicamentos recetados, como los opiáceos o los opiáceos. Por lo tanto, las dudas sobre la capacidad de conducir no son sancionables, ni constituyen un delito penal por conducir bajo los efectos de una sustancia. La policía informa de las personas afectadas a las autoridades de tráfico donde se evalúa su capacidad general para conducir.

Pero a pesar de la presencia de una receta de cannabis, la capacidad fundamental de los pacientes para conducir es repetidamente cuestionada por las autoridades de tráfico. Por el contrario, el uso de Sativex, Dronabinol u otros compuestos estandarizados de cannabis no suele verse como un problema. El hecho de que un paciente de cannabis pueda o no conservar su permiso de conducir a pesar de tener una receta lamentablemente todavía depende de la evaluación personal del funcionario de turno.

5. Cannabis medicinal en los aeropuertos

Las empresas operadoras de los aeropuertos alemanes aún no han dado a conocer su postura. Los pacientes de cannabis pueden sencillamente acercarse a la seguridad o a un agente de policía en el mismo aeropuerto y preguntar dónde pueden tomar su medicina sin impedimentos. En países como los Países Bajos o la República Checa, que cuentan con una ley federal para el uso medicinal de los cogollos de cannabis, el consumo es legal siempre que dispongas de los documentos necesarios que te permitan llevar contigo medicamentos recetados en la UE. En los Estados Unidos, los aeropuertos son a menudo, aunque no siempre, territorio nacional. La posesión de cannabis medicinal está prohibida en el territorio nacional de EE. UU., incluso si el estado federal lo ha legalizado por referéndum.

6. Cannabis medicinal en cafeterias y bares

Basta con preguntar si el establecimiento cuenta con una zona de fumadores. Los pacientes descubren cada vez más que la nueva legislación está creando conciencia.

Persuadir, no provocar

En los lugares donde se aplica la regulación de fumar, se debe garantizar la protección de los jóvenes y la protección de los transeúntes. Para evitar malentendidos, primero pregunta a los transeúntes si el aroma especial del cannabis podría molestarlos. En caso de duda, es mejor moverse unos pocos metros que insistir en tu derecho. Los bongs, los cubos y los porros gigantes se deben consumir en privado, porque los extraños pueden verlo como un acto provocativo u ostentoso, y esa no es ciertamente la forma de convencer a los escépticos de la necesidad del cannabis como producto medicinal. Los porros, vaporizadores o micro-dabbers son suficientes cuando vas de un lado a otro, y son más persuasivos que las bolsas de papel abultadas o las densas nubes de humo.

The post ¿Dónde se permite a los pacientes de cannabis consumir su medicina en Alemania? appeared first on Sensi Seeds Blog.



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *