Alcalde de Valencia, Joan Ribó, se reúne con “lobby” cannabis valenciano
24 noviembre, 2017
Entrevista con Jesús Mac, Cofundador de Lamarihuana.com
24 noviembre, 2017
Mostrar todo

¿Es posible el cultivo de marihuana en invierno y en exterior?

¿Es posible el cultivo de marihuana en invierno y en exterior? Pues la respuesta es sencilla: si el clima lo permite, cualquier época del año puede ser buena. Sabemos que las plantas de marihuana prefieren climas templados y largas horas de sol. También que es una planta de temporada, y éstas dos condiciones se dan a lo largo de la primavera y el verano.

Las plantas crecen cuando los días crecen. Y en el solsticio de verano cuando las horas de día comienzan a descender, recibe la señal que el otoño se acerca y debe completar el ciclo floreciendo. Mención aparte merecen las autoflorecientes, que no dependen de fotoperíodos. Con ellas podemos conseguir varias cosechas anuales, siempre que las temperaturas lo permitan igualmente.

Con las horas de luz que tenemos en el hemisferio norte y que continúan disminuyendo hasta el solsticio de invierno, las plantas se desarrollan más lentamente. El frío además llega a ser más peligroso. Con temperaturas bajas las plantas tienen dificultad para asimilar determinados nutrientes. Ésto también ralentiza su crecimiento y pueden mostrar carencias.

¿CÓMO CULTIVAR CANNABIS EN INVIERNO?

En primer lugar, decir que ésto no es posible en todas las zonas. Mientras la zona norte de España tiene un inviernos muy fríos y lluviosos, el sur goza de en ocasiones de temperaturas menos suaves y cortos días pero de intenso sol. Aunque en ocasiones las noches vienen frías, los días son lo suficientemente buenos para que las plantas aprovechen al máximo el sol disponible.

Y siendo el frío el mayor problema, ésto lo podremos solucionar con un pequeño invernadero. Éste concentrará más el calor durante el día y lo conservará buena parte de la noche. Las temperaturas bajas son siempre peores para la zona radicular que para la aérea. Y en este aspecto el uso de contenedores de porexpan consiguen mantener las raíces a una buen temperatura. Los más sibaritas pueden echar mano de mantas calentadores.

Sin invernadero estamos expuestos a las inclemencias típicas de estas fechas. Lluvias, tormentas, granizos, heladas…Cada cultivador conoce mejor que nadie su zona, así que debe valorar si es factible un cultivo en invierno o no.

¿SEMILLAS O ESQUEJES?

Los esquejes siempre cuentan con una gran ventaja. Si conocemos su procedencia, sabremos como se comporta, cual es su período de floración, si es especialmente resistente a las duras condiciones del invierno… Y además, contarán con un crecimiento que partiendo de semilla a estas alturas puede ser de algunas semanas. Lo mejor y pudiendo hacerlo, es crecer semillas o esquejes en interior, y florecer en exterior.

La opción más apropiada pasa por tener un pequeño armario interior donde podamos dar a las plantas un crecimiento mínimo de 20-30 cm antes de sacarlas al exterior. Además, el corto fotoperíodo exterior hará que las plantas florezcan muy temprano, por lo que en cualquier caso trataremos con ejemplares de un tamaño bajo-medio.

Las autoflorecientes aunque son una opción, mejor dejarlas para primavera. En igualdad de condiciones lumínicas, las variedades fotodependientes siempre producen más que las autoflorecientes. Además se pueden conseguir plantas de mayor tamaño. Así que regulares o feminizadas, aunque mejor siempre algún esqueje de alguna buena selección.

LOS CUIDADOS DE LAS PLANTAS EN INVIERNO

En invierno las plantas necesitan menos abonos. El crecimiento es menor y por lo tanto también lo es el consumo de nutrientes. Con temperaturas bajas o grandes variaciones de grados entre el día y la noche, además las plantas tienen más dificultad para asimilar, entre otros nutrientes, el potasio.

Es común en los cultivos invernales las plantas de colores oscuros. Desde negros hasta morados, en sus hojas o también en sus cogollos. Variedades que en verano se muestran completamente negras, con temperaturas suaves o bajas puedes adquirir unos tonos espectaculares. Y muchos cultivadores coinciden que la misma variedad resina más en invierno. La producción de resina al fin y al cabo obedece a un sistema de autodefensa ante condiciones climáticas adversas.

Y finalmente también lucharemos contra la humedad. Pero en cambio la ausencia de plagas es bastante común en estas fechas. El uso de preventivos contra los hongos nos garantizará unas plantas libres de entre otros, la botritis o el oídio. Las cosechas serán menores porque las horas de sol y el clima no son comparables a los del veranos. Pero las satisfacciones sí son comparables.



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *