Amazon, envía accidentalmente 30 kilos de cannabis a una pareja
25 octubre, 2017
Colombia, empresa de capital español Med Colombia logra autorización de cannabis medicinal
25 octubre, 2017
Mostrar todo

4 Formas de Regular el Cannabis Recreativo y Cumplir con el Derecho Internacional

Durante décadas, se han aplicado políticas de drogas basadas en leyes punitivas para acabar con el mercado global de drogas. A través de la prohibición y del castigo, se ha pretendido disuadir a los implicados en la producción, distribución y uso de sustancias estupefacientes. Sin embargo, hoy en día, ha quedado demostrado que estas políticas – además de no funcionar – han causado graves daños colaterales. La Guerra contra las Drogas ha sido un rotundo fracaso en el que nadie ha ganado. Como consecuencia, son muchos los grupos de interés en todo el mundo que abogan por una reforma de dichas políticas, y exploran nuevas vías para materializar un nuevo enfoque. En este artículo, os presentamos una interesante propuesta, elaborada por un grupo de expertos, para que aquellos países que lo deseen puedan dar el paso hacia la regulación del cannabis recreativo y seguir cumpliendo con el derecho internacional.

Reforma imperativa de las políticas de drogas, empezando por el cannabis

Parece que a nivel internacional existe un gran consenso con respecto a la necesidad imperiosa de reformar las políticas de drogas basadas en los principios de disuasión con el fin de acabar con la oferta de las mismas y disminuir su consumo. Ya apenas hay dudas con respecto a que la aplicación de leyes duras, que imponen castigos severos, no es el camino para poner fin al mercado global de drogas.

Dibujo con carboncillo en blanco y negro de un hombre detrás de un gran letrero en forma de flecha que dice
Hay diferentes caminos hacia la regulación del cannabis recreativo. (CC. David Seibold)

El fracaso total de la Guerra contra las Drogas queda evidenciado al no haber alcanzado su supuesto objetivo de reducir la escala del mercado global de dichas sustancias prohibidas, además de verse agravado por las terribles consecuencias negativas que ha acarreado. En base a estas políticas:

  • se han impuesto sanciones y penas terriblemente desproporcionadas – como la pena de muerte o cadena perpetua – a aquellos encontrados culpables de cometer delitos menores o pequeñas infracciones relativas al cannabis o a otras sustancias ilegales;
  • la población reclusa de las cárceles de muchos países ha aumentado hasta llegar al hacinamiento carcelario, debido a las condenas por delitos de drogas;
  • se han realizado arrestos injustos de forma indiscriminada, sin importar si las personas eran pacientes que usaban esas sustancias para poder tratar alguna enfermedad o trastorno.

A día de hoy, a nivel internacional, ya se ha reconocido que este enfoque no ha tenido éxito. La reforma de estas políticas debe realizarse en base a los datos y evidencias – médicas y científicas – respetando los derechos humanos, y haciendo hincapié en la salud pública, la integración social y la seguridad.

Además, un número considerable de países ha revisado sus legislaciones en materia de drogas y ya han introducido reformas importantes en este sentido, empezando por el cannabis. Unos han descriminalizado el uso y la posesión de sustancias estupefacientes para consumo personal con el propósito de garantizar que las personas que consumen drogas puedan acceder a los servicios sociales y sanitarios que necesitan, sin tener que preocuparse por la posibilidad de ser arrestados. Otros incluso han legalizado y regulado el cannabis, con el objetivo de poner fin al mercado negro y delictivo aplicando un control gubernamental.

Cannabis recreativo legal en cumplimiento con el derecho internacional

Aunque resulta evidente que se han puesto en marcha reformas, la prohibición del cannabis sigue vigente a nivel internacional, lo que facilita que se sigan produciendo violaciones de los derechos humanos en nombre de la Guerra contra las Drogas en muchos lugares del mundo.

Necesitamos políticas innovadoras y efectivas que salvaguarden los derechos humanos, minimicen los daños y favorezcan el desarrollo, además de estar en consonancia con las convenciones de drogas de la ONU. La legalización del cannabis recreativo debería ser el primer movimiento para impulsar esos cambios y establecer un modelo nuevo en la política de drogas mundial.

Entre los numerosísimos grupos de interés en todo el mundo que buscan nuevas vías para materializar un nuevo enfoque práctico que permita regular y legalizar el cannabis recreativo – sin dejar de cumplir con el derecho internacional – se encuentra un grupo de expertos que ha elaborado un informe titulado “La regulación del cannabis recreativo y el derecho internacional”, que pretende dar respuesta a esa necesidad.

Foto de la entrada a la sede europea de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza
La sede europea de la Organización de las Naciones Unidas se encuentra en Ginebra, Suiza (CC. Leandro Neumann Ciuffo)

 

El equipo – formado por miembros del Centro Internacional para la Ciencia en la Política de Drogas (ICSDP, por sus siglas en inglés) y de la Escuela Munk de Asuntos Internacionales de la Universidad de Toronto – construye cuatro posibles escenarios para lograrlo. En el informe, se describen cuatro vías potenciales a través de las cuales los gobiernos nacionales podrían conseguir que sus obligaciones legales internacionales estuvieran alineadas con la legalización del cannabis recreativo a nivel nacional. Y como principal estudio de caso, se sirven de Canadá.

Planeación de escenarios transformativos: Canadá como ejemplo práctico

Como se explica en el informe, su objetivo consiste en “informar a las partes interesadas sobre las oportunidades y desafíos asociados a cada uno de los cuatro escenarios”, a los que se ha llegado utilizando la llamada metodología de Planeación de Escenarios Transformativos (TSP, por sus siglas en inglés).

Actualmente, esta metodología TSP se ha convertido en una importante herramienta que sirve para predecir y/o construir escenarios futuros que sean relevantes y plausibles. No se trata de predecir los escenarios más probables o improbables, ni de determinar cuáles son los preferibles. Se trata de estructurar todos los posibles espacios políticos que podrían utilizar aquellos que tienen la intención de formular nuevas políticas de drogas relativas al cannabis, con el propósito de mejorar el proceso de toma de decisiones y reducir los riegos.

Y para ello, es necesario llevar a cabo una investigación sobre las tendencias políticas e internacionales actuales con el fin de identificar las tendencias claves. En el caso de este informe, el grupo de expertos del ICSDP y de la Universidad de Toronto realizó una revisión inicial profunda de la literatura publicada en relación con una amplia gama de temas, entre los que encuentran:

  • la postura a nivel histórico y evolutivo de Canadá en materia de política de drogas;
  • los compromisos internacionales que actualmente mantiene Canadá al respecto;
  • el enfoque adoptado por los Estados Miembros de las Naciones Unidas para cambiar sus compromisos internacionales o dar respuesta a las críticas por no cumplir supuestamente con sus compromisos;
  • los debates que actualmente se están manteniendo en diferentes territorios y jurisdicciones relativos a la regulación de los mercados de cannabis para uso recreativo.

Una vez se hubo concluido esta revisión inicial, se pasó a realizar una ronda de consultas para recibir el asesoramiento de importantes personalidades pertenecientes al gobierno canadiense, además de asesorarse con expertos internacionales y canadienses en materia de política de drogas con el propósito de valorar, evaluar, comparar y perfeccionar los diferentes escenarios.

El resultado de este proceso, que utiliza a Canadá como ejemplo práctico, son estos cuatro posibles escenarios, de los que los estados signatarios de las convenciones de drogas de la ONU pueden servirse para regular los mercados de cannabis recreativo, al mismo tiempo que siguen cumpliendo con sus obligaciones internacionales. Si quieres conocer mejor un poco mejor el actual régimen internacional de fiscalización de drogas, no dejes de leer las páginas 6 y 7 del informe donde encontrarás un muy buen resumen.

Foto de la bandera canadiense con cogollos de cannabis manicurados que cubren la hoja de arce, dentro de una vitrina
Canadá ha adoptado una posición de incumplimiento basada en principios (CC. GoToVan)

4 escenarios o formas posibles de regular el cannabis recreativo

Escenario 1:

Introducción de una enmienda a la Convención Única de Estupefacientes de 1961 por parte de los países miembros para eliminar las disposiciones que prohíben cualquier forma de regulación relativa al consumo y a la producción de cannabis, y así poder regular a nivel nacional el mercado de cannabis recreativo.

Sin embargo, a pesar de que la Convención Única de Estupefacientes de 1961 permite la introducción de enmiendas, hacerlo puede convertirse en un proceso largo y complicado debido a lo muy politizado que está el tema. Además, se necesita el apoyo de la mayoría de los Estados parte, por lo que “la ejecución de este escenario requerirá de intensas negociaciones, creación de coaliciones y expresión de apoyos por parte de Estados poderosos”.

Escenario 2:

Abandonar la Convención Única de Estupefacientes de 1961 y volver a adherirse a ella con una serie de reservas específicas que permitirían la regulación y legalización del cannabis para fines recreativos. Para ello, habría que aprobar una legislación interna a la que sucederían una serie de actividades diplomáticas formales en el propio seno de la ONU.

Y el caso de Bolivia demuestra que se puede conseguir; el país andino abandonó la Convención Única de 1961 para volver a suscribirse a ella con una reserva relativa al cultivo, la posesión y el uso de la hoja de coca. No obstante, para que los Estados parte puedan adherirse de nuevo, necesitarán el apoyo de más de un tercio del total de los 184 estados, igual que en el caso del escenario 1. Además, cuando un estado miembro toma esta decisión, se “pone de manifiesto la tensión entre la reforma del derecho interno del cannabis y la flexibilidad de los tratados”.

Escenario 3:

La compatibilidad como argumento. Los Estados parte tendrían que presentar un argumento legal sobre la compatibilidad de la regulación del cannabis recreativo con las obligaciones legales a nivel internacional. Como ya ha hecho Uruguay, que en 2013 se convertía en el primer país del mundo en legalizar y regular el cannabis recreativo a nivel nacional. Y lo hizo esgrimiendo el argumento de que su compromiso con los objetivos y propósitos de la Convención Única de 1961 –  concretamente, con la protección de la salud y el bienestar de la humanidad – no se veía afectado por dicha regulación.

Como todos los posibles escenarios, este tercero presenta algunas ventajas e inconvenientes que comparte con el resto. Por un lado, puede evitar cualquier nuevo intento de modernización del régimen internacional de fiscalización al negar el incumplimiento, dilatando las tensiones en torno al cannabis en el marco de la Convención. Por otro, ahorra un procedimiento de tanta envergadura como el descrito en el escenario 2, aunque puede tener un coste potencial a nivel diplomático en las relaciones entre los diferentes estados

Escenario 4:

Principio de incumplimiento. Los Estados parte tendrían que reconocer que la regulación del cannabis para uso recreativo infringe las obligaciones legales internacionales, es decir, adoptaría una postura de no cumplimiento en base a unos principios. De este modo, se podrían sentar las bases para diferentes opciones de reforma del tratado, garantizando que las políticas nacionales de regulación del cannabis cumplan con las obligaciones de las convenciones de drogas de la ONU, y sentando un precedente para otros países.

Durante la 59ª Sesión de la Comisión de Estupefacientes (CND por sus siglas en inglés), en marzo de 2016, la Subsecretaria de Sanidad de Canadá, Hilary Geller, expresaba el compromiso canadiense con la cooperación internacional e indicaba que “en la medida de lo posible, el Gobierno procurará alinear sus objetivos, en materia de regulación del cannabis, con los del marco internacional de fiscalización de drogas y el espíritu de las convenciones”. Ningún otro país, excepto Canadá, ha adoptado una posición de incumplimiento basada en principios, lo que proporciona un punto de partida para debates futuros sobre cómo regular a nivel nacional el cannabis recreativo y seguir cumpliendo con el derecho internacional.

4 escenarios para cumplir con las obligaciones de las convenciones de drogas de la ONU y regular el cannabis recreativo (CC. Stefano Maffei)
Foto del emblema de las Naciones Unidas (un mapa del mundo con ramas de olivo a cada lado), hecho de metal y sujeto a la pared

Hay que sentar precedente y evolucionar

Como ya hemos dicho, todos estos escenarios conllevan una serie de implicaciones para los estados miembros que hay que tener en cuenta a la hora de reformar las políticas relativas al cannabis. Ahora bien, si un país miembro decide pasar a la acción y aplicar un marco regulador para el cannabis recreativo, puede encontrar numerosas opciones para hacerlo sin incumplir los tratados internacionales, y abrir el camino a otros sentando precedente.

En 1997, la propia ONU decía lo siguiente en el primer Informe Mundial sobre las Drogas, “las leyes – incluidas las convenciones internacionales – no son inamovibles y pueden modificarse si la voluntad democrática de las naciones así lo desea”. Por lo tanto, parece razonable pensar que, en 2017, ya se debería haber producido alguna modificación en dichas convenciones, teniendo en cuenta que, durante la última década, la falta de consenso entre los Estados parte ha quedado patente.

Los numerosos casos de regulación del cannabis en el mundo, como el de Uruguay o el de los 9 estados de EE.UU. que a día de hoy han legalizado el cannabis recreativo, así lo demuestran. Cada vez son más los países que deciden dejar atrás el modelo prohibicionista del régimen de tratados en lo relativo al cannabis, y evolucionar del mismo modo que evolucionan los pueblos y las políticas. Esperamos que la ONU también lo haga pronto.

The post 4 Formas de Regular el Cannabis Recreativo y Cumplir con el Derecho Internacional appeared first on Sensi Seeds Blog.



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *