La clasificación en el sistema internacional de control de drogas
28 marzo, 2015
Auge y caída de la prohibición del cannabis
29 marzo, 2015
Mostrar todo

Consejos para cultivar cannabis en exterior

El cultivo de cannabis en exterior no es tan sencillo como tirar unas semillas al suelo con la esperanza de que crezcan. Para asegurarse una buena cosecha, los cultivadores de exterior deben realizar una enorme cantidad de investigación, como analizar el suelo local, preparar el sitio, y pensar en los métodos de control de plagas adecuados, además de mucho mantenimiento y cuidado.

La calidad del suelo es decisiva

Asegurarse de que el suelo está preparado, correctamente, es quizás el aspecto más importante del cultivo al aire libre. Hay que determinar el pH del suelo, y si es demasiado bajo, o demasiado alto, entonces habría que añadir aditivos, como la cal (para subir el pH/hacerlo más alcalino), o el azufre (para bajar el pH/hacerlo más ácido). La consistencia de la tierra del suelo también es importante, ya que si contiene demasiada arcilla, el suelo será pegajoso y se drenará mal. Si hay demasiada arena, puede drenar demasiado rápido. El cannabis prefiere los suelos limosos, o la tierra que se compone principalmente de arena y limo, con una menor proporción de arcilla (en torno al 40%-40%-20% de limo-arena-arcilla es una buena regla).

Making sure soil has the right texture and composition is crucial (© abrunvoll)

Además de esto, la fertilidad del suelo es importante. ¿Sustenta la tierra del terreno una gran cantidad y variedad de vegetación? En caso contrario, una buena manera de vigorizar el suelo y aumentar los niveles de nutrientes disponibles para las plantas es añadir mantillo o abono. Si el suelo es pobre, o si sólo quieres seguir el camino fácil y sin complicaciones, puedes comprar sustrato comercial, e incluso cultivar las plantas en macetas, o meterlas en agujeros cavados en el suelo, pero guárdalas en bolsas para no exponerlas al suelo del terreno circundante.

Elige el lugar correcto

El lugar ideal para el cultivo de cannabis en exterior debe ser soleado, estar protegido y bien regado, y tener un buen drenaje. También debería estar bastante apartado de los caminos en los que se produzca actividad humana, ¡así que nada de rutas de senderismo conocidas o caminos forestales, para empezar! Un claro del bosque que recibe una buena cantidad de luz del sol y está protegido del viento (¡además de las miradas indiscretas!) es ideal. Los bosques de hoja ancha mixta son preferibles a las coníferas, ya que el suelo en las proximidades de los bosques de coníferas suele ser muy ácido.

Si cultivas en un terreno accidentado, la orientación es un factor importante que suele pasarse por alto. Igual que los que cultivan en apartamentos prefieren un balcón orientado al sur, cuando se cultiva al aire libre, lo es ideal una ladera orientada al sur porque se maximizan la horas y la intensidad de la luz solar. El ángulo con el que los rayos del sol inciden sobre la superficie del planeta varía según la latitud. En el hemisferio norte, un lugar orientado al sur recibirá más luz del sol, y en el hemisferio sur, un jardín orientado al norte es preferible por las mismas razones.

Comienza el cultivo de tus plantas en interior si es posible

In the northern hemisphere, south-facing hillsides will receive more sunlight than north-facing slopes (© Artur Staszewski)

Es aconsejable germinar las semillas en interior, y permitir que las plantas crezcan en macetas durante, por lo menos, una o dos semanas en condiciones de iluminación artificial (que podría ser una simple lámpara fluorescente casera, CFL) o en una ventana. Así evitaremos que las aves o insectos se coman las plántulas mientras son jóvenes y tiernas, además de darles una ventaja inicial si las condiciones exteriores son todavía demasiado frías.

Cuando llega el momento de exponer tus plantas jóvenes al mundo exterior, es recomendable que pasen por un período de “endurecimiento”, para que las plantas se curtan y, poco a poco, se acostumbren a los cambios en el ambiente. En un primer momento, saca tus plantas fuera durante unas horas seguidas, y asegúrate de protegerlas de los elementos. Después de una semana, o más, de aumento de la exposición a la intemperie, serán lo suficientemente resistentes para dejarlas fuera a tiempo completo, en macetas o bolsas, o en agujeros excavados en el suelo.

¡Elige la variedad correcta!

Es importante elegir la variedad correcta de cannabis cuando se cultiva en exterior. Dependiendo de tu ubicación y del clima, puedes verte limitado a la hora de elegir variedad. Por ejemplo, si vives en regiones del extremo sur o del extremo norte de lplaneta, donde las temperaturas son frescas durante todo el año y la temporada de cultivo de verano es corta, tendrás que elegir variedades que estén aclimatadas a dichas condiciones. Hay diferentes variedades resistentes, y de floración temprana, que van a crecer con fuerza al aire libre en regiones tan frías como éstas. Aquí puede encontrarse una lista.

Si vives en regiones cálidas, templadas o calientes, las temperaturas serán lo bastante altas y las temporadas de cultivo lo suficientemente largas como para que se pueda cultivar una gama mucho más amplia de variedades, entre las que se incluyen hazes y otras variedades de floración larga. Aquí puede encontrarse una lista de las variedades adecuadas para climas soleados/mediterráneos.

Asegúrate de elegir el momento adecuado

En la mayoría de las zonas climáticas, deberías estar al tanto de las variaciones estacionales que se producen en la temperatura, las precipitaciones y en las horas de luz diurna. Si vives en las zonas templadas, el cambio en las horas de luz es considerable entre las estaciones, y actúa como una señal para las variedades de cannabis dependientes del fotoperiodo, ya sea para realizar el crecimiento vegetativo (durante los largos días de finales de primavera y principios de verano) o para iniciar la floración,

It is important to follow seasonal cues to ensure that vegetative and flowering growth are successful (© Nick-K)

(cuando las horas de luz del día caen en la segunda mitad del verano). Si intentas que el crecimiento vegetativo se produzca a principios de primavera, las horas de luz del día todavía pueden ser lo suficientemente cortas como para inducir la floración, por lo que lo mejor es esperar, por lo menos, hasta mediados de abril para sacar las plántulas fuera.

Si vives en una zona con un clima especialmente cálido, puede que consigas más de una cosecha al año. En lugares cerca del ecuador, esto sin duda debería ser factible aprovechando las temperaturas cálidas de todo el año y la luz solar intensa. Si te encuentras en una región tropical que sufre monzones estacionales, lo mejor es evitar esta época del año debido al aumento del riesgo de moho.

Mantenimiento de las plantas

Es importante comprobar las plantas con relativa frecuencia, sobre todo si se cultiva en exterior en macetas que no tienen acceso a las aguas subterráneas del suelo. Si las temperaturas son calientes, tus plantas beben mucha agua a medida que crecen, y es vital asegurarse de que reciban suficiente agua para crecer con vigor y no se secarse. Además de esto, controlar las plantas con frecuencia te avisará de cualquier problema, como plagas o deficiencias de nutrientes. Si no puedes acceder a tus plantas de forma regular, por razones de seguridad, se puede montar un sistema de alimentación por goteo para que las plantas permanezcan hidratadas.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *